Archive | diciembre, 2010

Bizcocho de Miel

11 Dic

Imagen extraída de PharmaInfo.net

Estos días de ausencia (por causas de fuerza mayor, dicho sea de paso) me he visto enfrascada de lleno en el fascinante mundo de los bizcochos. Sí, fascinante. Porque siendo una de esas cosas que nunca me llamaron especialmente la atención, he descubierto ahora que pueden dar lugar a un sinfin de posibilidades. Tal vez el frío y la necesidad de crear un ambiente acogedor en torno a una taza calentita de café hayan tenido también mucho que ver… En cualquier caso, estas semanas no he parado de probar cositas, y entre todas, la que más me ha cautivado ha sido el bizcocho de miel.

Adoro la miel a la hora de cocinar y sobre todo si de repostería se trata, por eso esta receta ya tardaba en salir a  la luz. No he podido poner imágenes reales de MI bizcocho precisamente por el mismo motivo por el que llevo semanas sin postear: Mi cámara ha muer-to. Pero después del melodrama y tras pensarlo un poco al ver correr los días, no creo que ésa tenga que ser razón para dejar así de triste el blog. De modo que hasta que los reyes se porten bien conmigo (si es que lo hacen…) me las iré apañanado como pueda.

 El bizcocho en sí no es dulce, por eso la capa de miel solidificada y casi crijiente que se forma por encima y que le da un punto realmente divino, no resulta para nada empalagosa pese a ser dulce como sólo la miel lo es. Como decía, este bizcocho es ideal para el desayuno o la mierda. Con té, con café con leche… es delicioso! Además es muy tierno y se mantiene así varios días si se conserva al resguardo de corrientes de aire. Y sobre todo: Es sencillísimo de hacer

Ingredientes:

  • 300 gr harina repostería
  • 2 huevos
  • 200 gr mantequilla
  • 200 gr azúcar
  • 200 gr leche
  • 1 cucharadita levadura
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

En primer lugar trabajamos 100 gr de la mantequilla junto con 100 gr del azúcar (es decir, mitad-mitad ) hasta que consigamos una textura cremosa. A continuación añadimos los huevos previamente batidos ligeramente, y añadimos también la leche (si puede ser a temperatura ambiente). Mezclamos bien y añadimos poco a poco la harina mezclada con la levadura .

Cuando tengamos una mezcla homogénea cojemos un molde rectangular y lo enmantequillamos y enharinamos un poco para que nos sea más fácil desmoldar después. Vertemos la mezcla e introducimos en el horno precalentado a 180º durante aproximadamente 45 minutos.

Mientras fundimos en un cazo los 100 gr restantes de mantequilla y azúcar junto con las miel y dos cucharadas de leche. Batimos bien hasta que adequiera una textura más o menos cremosa. Dejamos que se enfrie un poco porque de este modos adquiere un más consistencia y nos se nos desparramará tanto a la hora de echárselo al bizcocho.

Pasados los 45 minutos de horneado, sacamos el bizcocho y vertemos por encima la mezcla anterior de miel procurando repartirlo bien. Volvemos a introducir al horno otros 10 minutos.

……

Es muy probable que el líquido que se deslice se quede amontonado en los laterales, no pasa nada. Una vez se enfríe se solidificará y le aportará un toque insuperable al bizcocho.

Para quienes no utilicen moldes desmoldables (es mi caso), paciencia. Pues la miel es miel y se pega. Con un cuchillo suavemente y con cuidado tendremos que ir perfilando el bizcocho. Con un poco de paciencia saldrá enseguida.