Tag Archives: bases

Tarta de Melocotón

18 Sep

Para endulzar el fin de semana me he sumergido en uno de los fantásticos libros de cocina de mi madre. Viejo y cansado donde los haya sigue dando guerra y no hay día que lo ojee y no descubra algo nuevo. Debería comprometerme más con él.

En esta ocasión me he decantado por esta receta:

Tal vez sea la edad, que los años pasan y las personas cambian, pero estas tartas de fruta que de niña no hubiera podido ni ver, ahora me matan. Ésta en particular es para mí un descubrimiento, y aunque puede parecer un poco entretenida de hacer, es muy sencilla y gustosa. La idea de perfeccionarla no se me va de la cabeza.

Tarta de Melocotón,

Ingredientes:

Para la base:

  • 100 g harina
  • 50 gr mantequilla fría
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:

  • 500 gr de melocotones o 1 bote de melocotones en conserva
  • 50 gr azúcar
  • 1 vaina de vainilla 0 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Para el glaseado:

  • 1 cucharadita de Maizena
  • 1 cucharada de mermelada de melocotón (sin trocitos, si hace falta le damos un toque con la trituradora)

Preparación:

  1. Mezclamos la harina y la sal en un cuenco. Hacemos un agujero en el centro y ponemos la mantequilla (ha de estar fría) cortada a daditos, las yemas y el azúcar. Con la llema de los dedos vamos mezclando e incorporando la harina hacia el centro y trabajamos hasta obtener una pasta fina. Formamos una bola, la envolvemos en film transparente y dejamos reposar en el frigorífico durante 30 minutos.
  2. Transucrrido el tiempo, extendemos la masa fría hasta cubrir un molde de aproximádamente 20 cm de diámetro -el molde redondo que tenía era demasiado grande, así que, como se ve en la imagen,  opté por uno rectangular-. Después de desplegarlo por el fondo y laterales pinchamos con un tenedor la base y volvemos a dejar enfriar en el frigorífico durante 15 minutos.
  3. Pasado los 15 minutos, cogemos el molde y tapamos la pasta con papel de horno. Encima pondremos legumbres secas (si teneis bolitas de hornear mejor que mejor) e introduciremos en el horno a 190º durante 15 minutos. De este modo lo que conseguimos es cocer el fondo de la masa antes de añadir el relleno y evitar que quede húmeda después. Tras los 15 minutos, retiramos las legumbres y el papel y volvemos a hornear, esta vez sólo 5 minutos. La pasta ha de quedar doradita.
  4. Retiramos del horno, desmoldamos y dejamos que se enfríe. Mientras,  nos ocupamos de los melocotones. Si usamos melocotones en conserva lo que haremos es escurrirlos y guardar el almíbar para preparar luego el glaseado. Le añadiremos el extracto de vainilla y ya estarán listos para colocar en la base de la tarta. Si por el contrario usais melocotones frescos el proceso es el siguiente: Pelamos los melocotones, los partimos por la mitad y los deshuesamos. Los metemos en una cazuela con un poco de agua, añadimos el azúcar y la vaina de vainilla (o el extracto), y calentamos a fuego lento mezclando con una cuchara de madera hasta que el azúcar se haya disuelto. Dejaremos a fuego lento durante unos 15-20 minutos, hasta que los melocotones estén tiernos. Dejaremos enfriar dentro de su almíbar, y los retiraremos con ayuda de una espumadera, reservando el almíbar. Hecho esto, ya podemos depositarlos en el fondo de la tarta. Con mitadas enteras o laminadas, como prefiráis.
  5. Para preparar el glaseado, vertemos el almíbar (necesitaremos aproximadamente 3/4 de vaso, si no os ha quedado tanto podeis añadir agua hasta completar la cantidad) en un pequeña cazuela y calentamos. A parte disolvemos la Maizena en un poquito de agua y lo vamos añadiendo al almíbar junto a la cucharada de mermelada. Llevamos a ebullición y dejamos cocer a fuego suave hasta que la mezcla espese. Dejaremos enfriar.
  6. El glaseado una vez frío quedará un poco más espeso, y ya estará listo para rocíar por encima de la tarta.

Serviremos cuando se haya enfriado por completo, solo o acompañado con nata montada.

Anuncios

Bases para Pizza

17 Jul

Ahora que por fin he logrado terminar con mi mudanza de blog y estoy del todo asentada en Crêpes aux Champignons, puedo reiniciar mis andaduras por el mundo de las cocinitas. En todo este tiempo he probado hacer varias cosillas y tengo otras tantas pendientes. Muchas, a decir verdad!

Pero hoy me centraré en una muy sencilla y básica (nunca mejor dicho), las bases de pizza. Cada vez procuro comprar menos cosas prefabricadas e intento hacerlas yo, en este sentido internet ha sido una gran ayuda pues, quién me hubiera dicho que es posible hacer cubitos de caldo vegetal en casa! 

Foto extraída de infonews.co.nz

Hasta no hace mucho tenía la costumbre de comprar pizzas precocinadas, más tarde pasé a comprar sólo la masa y a día de hoy ya  he optado por hacer mi propia masa y congelarla si en necesario, para ganar tiempo la próxima vez que me apetezca pizza de nuevo. Y la verdad, no hay ni punto de comparación… Es mucho más rica y tierna. Y sencilla de hacer! Como decía, internet es un buen aliado para estas cosas, pero siempre que puedo tiro de un buen libro de cocina, me gustan las cosas tradicionales cuando de cocinar se trata. Y es precisamente de uno relacionado con la comida biológica de dónde he sacado esta receta de masa esponjosa y con miguita, cómo a mí me gusta!

Ingredientes (4 personas):

  • 3 tazas de harina y un poco más para espolvorear
  • 1 sobre de levadura seca instantánea (7 gr)
  • 1 cucharadita sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 taza de agua tibia

Preparación:

  1. Mezclamos en un cuenco la harina con la levadura y la sal. Hacemos un hueco en el centro y vertemos el aceite y la cantidad de agua necesaria para formar una masa suave.
  2. Amasamos durante 5 minutos sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada.
  3. Formamos un bola con la masa y lo depositamos en otro cuenco untado con un poco de aceite. Lo cubrimos con un film transparente o un paño húmedo y dejemos que repose 30 minutos hasta que doble su tamaño.
  4. Transcurrido el tiempo trabajamos la masa otros 2 o 3 minutos. Es posible que necesite de un poco más de harina (pero sin pasarse!) pues es importante que no se nos pegue.
  5. Extendemos la masa en forma de círculo o rectángulo de unos 5 mm de grosor.
  6. Añadimos por encima los ingredientes que nos apetezcan, y metemos en el horno precalentado a una temperatura de 200º durante unos 25 minutos (el tiempo variará según el horno).