Tag Archives: masa

De piedras y peces globo

3 Ago

Hará alguna semana hablaba del Strudel y concluía el post haciendo alusión a mis intenciones de prescindir de la pasta filo prefabricada. Ya me sucedió en su día con el hojaldre, le pedí peras al olmo y aún hoy sigue siendo una de mis grandes cruzadas. Mi objetivo esta vez con el strduel era hacerme con alguna receta de la masa que me ayudara a salir adelante sin demasiados quebraderos de cabeza, y que me diera buenos resultados (ingenua…).  

Pues bien, recientemente puse en práctica la elaboración de una masa para el Strudel que, sin ser la pasta filo, podía tener bastante buena pinta. Me pareció demasiado sospechoso que fuera tan sencilla y rápida de hacer pero preferí hacerme la loca y seguir adelante. Nada iba a perturbar la ilusión de convertirme por una tarde en una yaya austríaca.

La receta en cuestión requería de lo siguiente:

El proceso no tenía en absoluto grandes misterios: Hacer un volcán con la harina y en medio echarle el resto de ingredientes. El problema se encontraba en las incongruencias entre las cantidades de los ingredientes y las del proceso de elaboración, de modo que las 2 cucharaditas de aceite se convertían misteriosamente en dos de agua , y los 100 ml de agua en aceite. Así no había modo de entenderse. Al final deduje que las dos cucharaditas debían ser de aceite y los 100ml de agua; que a fin de cuentas es más fácil equivocarse mientras se redacta la preparación que numerando los ingredientes. De todos modos, se mire por donde se mire, el resultado fue desastroso. A los 10 minutos de horneado la masa empezó a hincharse monstruosamente como si de un pez globo se tratase; desde luego aquello no estaba siendo un Strudel. Seguí respetando religiosamente el tiempo de horneado -tal vez al final la masa acabe bajando, pensé-. Transcurrido el tiempo, hice acopio de valor y abrí el horno. No sólo no había bajado sino que además el resultado no tenía nada que enviadiarle a una piedra. Apenas pude cortarlo; hubo que serrar (y eso que no estaba quemado). Un desastre.

Eso sí, el relleno estaba de espanto… (en sentido positivo, claro).

Anuncios