Archivo | Salados RSS feed for this section

Menú de Exámenes III: Pollo de Mamá

3 Sep

s

Una de las ventajas de estar de exámenes es que a una se la mima más en casa.

Esta receta es de mi madre, de modo que poco puedo decir de su prparación, salvo que es al horno y está de-li-cio-sa. Pechuga de pollo, zanahorias, cebolla, patatas, champiñones, vino blanco… y seguro que algún otro secretillo.

 

Menú de Exámenes II: Tortilla de Calabacín & Ensalada de Nueces

27 Ago

El calor, el agobio , los nervios, el cansancio y la pelota que sale de todo eso hace que cueste una barbaridad meterse en la cocina o siquiera ponerse a pensar qué comer; sólo apetece fruta y bebidas  frescas. Pero claro, el hambre ataca, y cuando lo hace es despiadado. Al respecto hay dos opciones:

1.- Ser débil. Dejarse llevar pillando lo primero que se encuentra en la despensa, ya sea un bollo, un yogur, unas galletas… cualquier cosa que engañe el estómago hasta el próximo asalto.

2.- Ser fuerte. Hacer un pequeño esfuerzo de imaginación y con paciencia ver qué se puede hacer con las cuatro cosas de qué disponemos y tener un resultado satisfactorio (y más  saludable) sin que nos quite tiempo.

Esta ha sido mi opción 2 de hoy:

Tortilla de calabacín y ensalada de nueces

Una sencilla tortilla de calabacín fácil de hacer y una aún más simple ensalada. Aquí el principal grado de dificultad, si quiere buscarse alguno, sería cascar las nueces si no se tiene cascanueces (como es mi caso…).

 

Dejo una notita con una breve descripción de la receta. Al ser tan cotidiano y sencillo no creo que extendiéndome más en los pasos estuviera desvelando un gran secreto. Qué aproveche!

 

 

 

 

<<<<<<>>>>>>

Menú de Exámenes I: Piadina con Pavo

25 Ago

 

Cada vez estoy más convencida de que la comida rápida es la mejor de las opciones tanto si se tiene prisa como si no. Y si está hecha en casa, claro. Unos pimientos escalivados, unas sardinillas y una tostada… Mmmmh.
Hay un lugar en Barcelona llamado Central Café a donde iba a menudo a comer cuando no tenía tiempo de ir a casa. No hay menús y los platos que se sirven acostumbran a ser siempre los mismos, lo bueno es que son muy variados entre sí y no aburren. La comida es más bien rápida, sencilla pero original y además buenísima -si lo que se busca es comer bien sin grandes exigencias-. De entre todos sus bocadillos (a base distintos tipos de pan sin ser ninguno el convencional) uno de los que más llegó a obsesionarme fue el denominado Turkey.
Hará unas semanas se me pasó por la cabeza intentar reproducirlo en casa, y la verdad, no puedo quejarme. Queda delicioso. El pan que me decidí a emplear fue la piadina, un tipo de pan plano de origen italiano hecho a partir de una masa sencilla y rapidísima  (si ya lo dije:  fast, fast) que admite múltiples combinaciones para acompañar; encuentro que es el pan que más se asemeja al que emplean para hacer el Turkey.
Tras investigar un  poco por la red, he optado por la receta propuesta en amiloquemegustaescocinar.com. Riquísima.
Ahí va,
Ingredientes
 
Masa:
  • 500 gr harina
  • 220 gr de leche
  • 100 gr de margarina (también puede ser mantequilla)
  • 15 gr levadura polvo
  • una cucharadita de sal

Relleno (no pongo las cantidades, porque al tratarse de un sandwich dependerá de cuántos hagais):

  • Tomates
  • Pechuga de pavo
  • Lonchas de queso
  • Espinacas (yo el día de las fotos no tenía)
  • Orégano para espolvorear

Preparación:

Primero nos centraremos en la masa. Pondremos la harina en un cuenco con la levadura y la cucharadita de sal y mezclaremos. Abriremos un hueco en el centro y añadiremos la margarina cortada en trocitos y la leche templada, para acabar mezclando bien y amasar el rato suficiente hasta consegir una masa homogénea que no se pegue. Conseguida la masa, le damos forma de bola y la dejamos reposar 1 hora cubierta con un trapo húmedo. 

 

Mezcla de la masa

 Transucurrida la espera, la amasamos otro poco más y la dividimos en 6 bolas. Extenderemos cada una de estas bolas en forma de círculo de unos 4 mm de grosor, con ayuda del rodillo de cocina. Hechos los círculos, calentamos una sartén -sin de aceite- y vamos cociendo a fuego lento uno a uno los discos pinchando con un tenedor  para que se cueza bien por dentro. A mí particularmente la masa me gusta muy hecha pero no tostada, así que va por gustos y habrá que ir probando el grado de cocción que prefiramos.

Una vez hechas las cortamos por la mitad o en cuatro trozos, y dejamos enfríar sobre una rejilla metálica para que el vapor que desprendan no las ablande.

 Mientras se enfrían vamos a lo que vamos. Salteamos las espinacas (lavadas y cortadas) en una sartén durante un ratito, la idea es que queden como pochaditas.  Cortamos los tomates en rodajas y los pasamos por una sartén con un pelín de aceite. Han de quedar semihechos o hechos pero no chamuscados (aunque para gustos…). Los depositamos en un plato con una servilleta absorbente. También el queso lo pasaremos por sartén con la intención de fundirlo un poco pero justo antes de servirlo para que no se nos enfríe mucho.

Cogemos las piadinas y montamos con los tomates, las espinacas, el queso (recién fundido) y la pechuga de pavo. Finalmente espolvorearemos un poco de orégano seco por encima que le dará ese puntito que tan bien queda.

!!!!!!

Tarta Provenzal

31 Jul

Tarta Provenzal

La historia viene de largo: Mi amor por Francia y todo lo francés, mi amor por el sur de francia y su Provenza y sus olores (descubiertos gracias a mi hermana), mi obsesión por al aceite de oliva virgen extra y la comida mediterránea en general… El solo nombre de Provenza ya evoca un maravilloso mundo de especias y aromas, tal vez por eso, mientras husmeaba en la sección de gastronomía de una conocida librería de mi ciudad, quedé encandilada al encontrar en un libro de cocina francesa la sugerente receta de La Tarta Provenzal. No podía adquirir el libro en ese momento pero retuve los ingredientes y me prometí investigar por la red en cuanto llegara a casa. Hoy estoy más que satisfecha de ese fortuito y maravilloso hallazgo.

Esta receta típica del sur de Francia es irresistible y además muy sencilla de hacer. La he hecho a media tarde para tenerla lista a la cena, y pese a estar llena de la comida de mediodía, no he podido resistirme a comerme dos buenos trozos… Bien ¿en qué consiste la receta? Pues como decía es tan simple que da risa (si es que al final las simples son las más buenas!), sin embargo, en mi búsqueda por internet encontré mil y una variantes, es por eso que ciniéndome un poco a la receta que ví en la librería he ido cogiendo un poco de aquí y un poco de allá teniendo como resultado la susodicha receta pero con alguna que otra cosa más que la hace aún más irresistible sin por ello dejar de ser menos provenzana.

Ingredientes:

Masa *

  • 300 gr harina
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 10 gr de levadura fresca
  • 150 ml de agua tibia
  • 1  cucharadita de sal

Relleno

  • 1/2 lata tomate frito (185 gr aprox)
  • 3 tomates maduros
  • 1 cebolla
  • 1 huevo
  • 100 gr de jamón dulce picado
  • 2 hojas de laurel
  • Albahaca seca y fresca
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de acite de oliva
  • Aceitunas negras (opcionales)

Preparación:

  1. En primer lugar vamos a por la masa. Deshacemos la levadura en un poco de agua tibia junto al azúcar. Mientras, en un cuenco,  mezclamos la harina con la sal. Hacemos un hueco en el centro de la harina, y una vez bien disuelta la levadura la añadimos. También añadimos las cucharadas de aceite. Mezclamos despacio, y poco a poco vamos vertiendo el agua tibia.
  2. Mezclamos un rato y amasamos hasta tener una masa homogénea. Untamos un molde de 30×20 y metemos la masa estirando para extenderla hasta los rebordes y dejamos reposar durante una hora aproximadamente.
  3. Cogemos una cazuela y vertemos el tomate frito con las hojas de laurel y el diente de ajo partido en dos. Cortamos las cebolla finita  y añadimos al tomate; sazonamos con la albahaca seca y dejamos cocer a fuego lento.
  4. Reducida la salsa agregamos las 3 cucharadas de aceite y el jamón finamente picado. Sazonamos con sal y pimienta al gusto. Cuando esté lista retiramos del fuego y añadimos el huevo batido. Mezclamos bien volviendo a poner al fuego unos pocos minutos si es necesario.
  5. Transucrrido el reposo de la masa, la pinchamos con un tenedor y lo horneamos (sin el relleno) durante aproximadamente 20′ a 180º con el horno precalentado.
  6. Tras los 20′ vertemos la salsa sobre la masa y la esparcimos bien, con cuidado de quitar las hojas de laurel y los dos trozos de ajo. Cortamos los tomates frescos en rodajas finas y las ponemos por encima del relleno (previamente se pueden pasar las rodajas por sartén, yo lo prefiero), y sazonamos con un pelín de sal. También pueden añadirse aceitunas negras laminadas o enteras, yo no tenía.
  7. De neuvo introducimos en el horno caliente durante otros 20′ a 180º hasta que quede doradito y cuaje el relleno.
  8. Sírvase decorado con hojas de albahaca fresca. Garantizará ese sabor que sólo la albahaca fresca ofrece :)

 

Tarta Provenzal

 *También podeis usar hojaldre congelado, yo he optado por hacer la típica masa casera.

Empanada de Atún

28 Jul

Empanada de atún

 Ando muy inquieta en la cocina ultimamente, me apetece hacer de todo y me entra ansiedad sólo de pensar la de cosas que quiero preparar y experimentar, tal vez sea porque en breve se me acaban las vacaciones y el exceso de tiempo de libre. Pero hay algo muy importante que me costó aprender y que aún he de recordarme a menudo cuando me pongo en faena: las prisas han de dejarse fuera de la cocina.

Ayer anoche me apetecía empanada de atún y como suele sucederme con el hojaldre, la masa de empanada normalmente suelo comprarla hecha. Hasta ayer. En el reverso de una cajita de levadura encontré una receta dónde se mostraban los pasos a seguir para la elaboración de la masa de empanada. Como no parecía nada complicado me animé a hacerla no sin contrastar con otras versiones buscadas en internet. ¿El resultado? Bastante satisfactorio; muy rico! Desde luego, ciao, ciao a las masas de empanada precocinadas.

Ingredientes:

Masa

  • 300 gr harina (no es necesario que sea de fuerza)
  • 1/2 sobre de levadura en polvo
  • 100 ml de aceite (yo la próxima vez le echaría un poco menos)
  • 100 ml agua tibia
  • una pizca de sal
  • 1 yema de huevo
  • semillas de sésamo para decorar

Relleno

  • 75 gr atún (viene a ser una lata)
  • 3 tomates maduros
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 huevo duro
  • 1 diente de ajo
  • orégano
  • aceite
  • sal

Elaboración:

  1. Empezaremos por la masa. Mezclamos en un recipiente la harina y la levadura. Hacemos un agujero en medio y añadimos el agua tibia y la sal. Mezclamos y vertemos el aceite. De nuevo mezclamos bien y amasamos hasta que quede una pasta fina y compacta (puede llevarnos un ratito según cómo la trabajemos). La dejamos reposar cubriéndola con un paño húmedo durante 1 hora aproximadamente.
  2. Mientras  dejamos que la masa repose vamos preparando el relleno. Cortamos la cebolla y el pimiento verde en trozos regulares (a mí me gusta finito) y rehogamos en una sartén con aceite durante unos 10 minutos. Además del pimineto verde también podemos ponerle pimiento rojo, a mí me encanta pero para la empanda no me acaba.
  3. Transcurridos los 10 minutos, cuando esté doradito, le añadimos el ajo finamente picado y los tomates pelados y troceados; dejamos cocer durante 20 minutos más y acabamos por agregar el huevo duro picado y el atún. Sazonamos con sal a nuestro gusto. Una vez apagado el fuego y cuando aún está caliente suelo espolvorearle un poco de orégano, de este modo se notará más el sabor de la especia (el orégano es totalmente prescindible, a mí es que me encanta).
  4. Cogemos la masa ya reposada y la extendemos con un rodillo enharinado. Hay que tener en cuenta que habrá que dividirla en dos, una destinada a la base y otra a cubrir, de modo que tras extender una primera mitad sobre una bandeja o una fuente de horno, esparcimos el relleno con cuidado de dejar los bordes libres para poder cerrar mejor y acabamos cubriendo con la otra mitad de la masa sellando bien los bordes para que no se nos escape el relleno durante la cocción. Finalmente pincelamos la masa con yema batida y esparcimos unas semillas de sésamo.
  5. Introducimos en el horno precalentado a 200º durante aproximadamente 20 minutos; hasta que esté doradita. En alguna ocasión he leído que es necesario hacer un agujero de 1 cm en medio de la empanada antes de meterla en el horno para evitar que el vapor quede dentro. Yo por si acaso lo hago.

Nota: Para un sabor más fuerte podemos usar atún en escabeche en vez de atún en aceite.