Tag Archives: almendra

Anticipo de otoño…

27 Jul

… o Strudel de Manzana.

Click en la foto para ver la web de origen

A principios de año deseaba con todas mis fuerzas que llegara la primavera, no como otras veces había deseado cansada ya de tanto frío, sino por necesidad. Quería colores y vitalidad en el aire; y todas esas nimiedades tan presentes en las estaciones de buen tiempo. Las necesitaba, y cosa curiosa, sentía que si en vez de primavera llegaba un otoño caería en una profunda desolación ¡yo que siempre había adorado el otoño! Sin lugar a dudas había cambiado algo en mí. Hoy, trascurridos muchos meses y muchos acontecimientos y reconciliaciones en el que es mi pequeño mundo particular, he descubierto para mi sorpresa que aún anhelo el otoño. Se diría que hace una eternidad que se marchó. Y hoy lo necesito más que a ninguna otra cosa. 

Esta es la primera vez que voy a postear una receta que aún no he elaborado yo misma. Estoy tan nostálgica y tan sumida en mi otoño de luces y atardeceres -pese a estar en pleno verano-,  que me viene a la mente un postre alemán/austríaco que probé hace tiempo. En su día no me atrajo mucho porque yo era más de chocolates y esas cosas,  pero recientemente encuentro que es de esas recetas sencillamente deliciosas. Además, ultimamente siento debilidad por la repostería tradicional, la de toda la vida, la que hacían las abuelitas (sean españolas, checas o austríacas). Hace que la cabeza se me llene recuerdos e ilusiones.

El strudel por lo visto es muy sencillo de hacer, no parece presentar dificultad alguna y las múltiples posibilidades que ofrece no tienen precio. A continuación pongo la tradicional o al menos la más extendida.

Click en la foto para ver la web de origen

Ingredientes:

  • 1 lámina de pasta filo u hojaldre (aprox. 250 gr)*
  • 150 gr azúcar moreno y un poco de blanquilla para espolvorear
  • 200 gr de manzana (si son de una variedad ácida como las Reineta o Granny Smith, mejor)
  • 1 cucharada de canela molida
  • 40 gr de pasas
  • 30 gr mantequilla
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • 1 huevo batido

Preparación:

  1. En primer lugar ponemos las pasas en remojo, ya sea en agua o en vino dulce (personalmente por experiencia en otras recetas optaría por el vino).
  2. Estiramos la masa escogida sobre una superficie enharinada y la cubrimos con pan rallado. El pan rallado ayudará a absorber el jugo que desprenda el relleno cuando se esté cociendo.
  3. En un cuenco mezclamos las manzanas peladas y cortadas en láminas no muy finas, con el azúcar, la canela y las pasas ya escurridas. Cabe la posibilidad de añadir otros frutos secos como nueces, piñones, pasas corinto, pistachos…
  4. Cogemos el relleno y lo esparcimos sobre la masa. Derretimos la mantequilla y rociamos el relleno. También podemos añadir un chorrito de ron.
  5. Enrollamos la masa con cuidado de que no se nos desmonte a la par que vamos presionando suavemente con los dedos. Una vez enrollado pincelamos con el huevo batido.
  6. Espolvoreamos con el azúcar toda la superficie, también podemos añadirle por encima almendras troceadas. Introducimos en el horno precalentado a 180º y dejamos cocer hasta que la masa esté dorada, aproximadamente unos 30-40 min. Cuando esté hecho, dejamos enfriar un poco y espolvoreamos con azúcar (también puede ser azúcar glas) toda la superficie y salpicamos con almendras troceadas tostadas.

El Strduel tradicionalmente se sirve caliente, aunque está igual de rico frío. Sugiero acompañarlo con un poco de nata montada o una bola de helado…

Receta extraída de Gastronomía y Cía.

*Encontré  una recete para elaborar la masa. Cuando me anime ha elaborar el Strudel la pondré en práctica prescindiendo del hojaldre y la pasta filo, y la postearé.

Pastel Crocante Relleno de Crema

6 Mar
En esta ocasión la tarde de sábado me pedía un bizcocho. Pero un bizcocho con algo especial, así que he pensado “¿cómo de especial?”, pues con personalidad -me he dicho- suave pero con un punto chocante y genuino, y atractivo. Y no, os recuerdo que no estoy hablando del hombre ideal, sino de un bizcocho ¿Cuál ha sido el reultado? Un pastel riquísimo y muy ameno, ideal para meriendas y desayunos, postres y almuerzos. Y ello gracias a indagaciones por la red y a este blog.
El punto chocante lo da su crujiente masa y los traviesos trocitos de almendra que se esparcen por encima. El punto suave la deliciosa crema pastelera con la que se rellena, y su atractivo reside en el azúcar glasé recubierto de filamentos de chocolate negro. Mmmmmh…
Ingredientes
 
Para la base:
  • 300 gr harina  
  • 1 sobre de levadura en polvo para bizcochos
  • 100 gr mantequilla ablandada
  • 100 gr azúcar
  • 1 huevo entero
Para la crema pastelera:
  • 1/2 l de leche
  • 150 gr azúcar
  • 2 yemas de huevo
  • 2 cucharadas de harina o maizena
  • 1 vaina de canela (opcional)
  • ralladura de limón
  • 1 vaina de vainilla (opcional)
Para decorar:
  • Azúcar glasé
  • Almendras troceadas
Elaboración:
1. Batimos la mantequilla con el azúcar y el huevo entero. Una vez conseguida un mezcla más o menos homogénea añadimos poco a poco los 300 gr de harina. Obtendremos una masa suave y algo pegajosa.
La guardaremos en la nevera mientras preparamos la crema.
2. En un cazo ponemos a calentar le leche con la ralladura de limón. Podemos optar también por añadir una vaina de limón y otra de canela como aromatizantes. Lo mantendremos en el fuego hasta que hierva. Mientras tanto batiremos las yemas de huevo (ojo! no tiraremos las claras, nos sirvirán más tarde) con el azúcar y las dos cucharadas de maizena o harina (de este modo lograremos el efecto espesante característico de la crema pastelera).
3. Colaremos la leche para deshacernos de la nata y los aromatizantes. Ya fuera del fuego, verteremos a la leche hervida y colada la mezcla de yemas, azúcar y harina. A continuación volvemos a poner a fueo lento e iremos removiendo con unas barillas a fuego medio hasta que la crema espesa (en unos 15 o 20 minutos comprobaremos como efectivamente la mezcla es mucho más espesa). Dejaremos enfriar la crema pastelera tapada con un film para evitar que aparezcan costras.
4. Sacamos la masa de la nevera, y con 2/3 partes cubrimos la masa de un molde desmoldable. Sobre esta capa verteremos la crema pastelera (enfriada). Habrá que procurar no echar en los bordes y que queda centrada, para evitar así que pueda salirse por los lados.
5. El resto de la masa la extenderemos con un rodillo de cocina hasta que veamos que pueda cubrir facilmente la superfiecie del pastel. Lo cubrimos y juntamos bien los bordes presionando hacia abajo. Pintamos la masa con las claras que nos sobraron y espercimos por encima las almendras troceadas.
6. Metemos en el horno precalentado a 180º durante aproximadamente 50 minutos. Una vez cocida espolvoreamos por encima en azúcar glasé, y con chocolate previamente fundido decoramos con filamentos con la ayuda de una cuchara.
7. La tarta se ha de comer fría, por ello se ha de guardar en la nevera unas 6 horas antes de comer, y así la crema quedará solidificada.
Qué aproveche!