Archive | agosto, 2010

Pancakes para Merendar

28 Ago

  

Una de americanos. 

Esta receta es la de las típicas tortitas que hemos visto cientos y cientos de veces en películas yankies.  En las pelis se ve que las hacen como si nada en mitad del ajetreo matutino de niños que pierden el bus escolar, marido que llega tarde a trabajar, perro que aprovecha una descuido para llevarse una a la boca… eso, la típica mañana ‘made in USA’. Pues en realidad no hay ningun truco, estas tortitas son sencillísimas de hacer, una broma. Y además es de esas cosas que pueden combinarse con todo tipo de dulce: mermelada, miel, helado… mmmh helado… En esta ocasión yo he tirado de un vaso de leche con Nesquik (un poco más a lo spanish). Rica merienda. 

No es la creme de la creme, pero para acompañar un desayuno o una merienda no están nada mal. 

  

 

Ingredientes: 

  • 2 tazas de harina tamizada
  • 1 cucharada grande de azúcar
  • 4 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 1/2 taza de leche
  • 2 huevos ligeramente batidos
  • 1/4 taza de mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de sal

Preparación: 

Mezclamos en un cuenco la harina tamizada, la levadura, la sal y el azúcar. A parte batimos los dos huevos ligeramente, añadimos la leche, y posteriormente la mantequilla previamente derretida. De este modo tenemos por un lado los ingredientes secos mezclados, y por otro los líquidos. 

Cogemos el bol que contiene la mezcla de harina y practicamos un hueco en el centro donde poco a poco verteremos la mezcla líquida a medida que vamos removiendo. Seguiremos removiendo bien hasta que desaparezcan los posibles grumos. Debería quedarnos una mezcla densa. 

En una plancha caliente (sin nada de aceite) vamos poniendo uno a uno los pancakes en medidas de media taza. Cuando empiece a burbujear le daremos la vuelta para que se haga también del otro lado. Repetiremos esta operación con el resto de mezcla hasta acabarla. 

Sírvanse calientes con el acompañamiento que se prefiera! 

Ñam Ñam!

Menú de Exámenes II: Tortilla de Calabacín & Ensalada de Nueces

27 Ago

El calor, el agobio , los nervios, el cansancio y la pelota que sale de todo eso hace que cueste una barbaridad meterse en la cocina o siquiera ponerse a pensar qué comer; sólo apetece fruta y bebidas  frescas. Pero claro, el hambre ataca, y cuando lo hace es despiadado. Al respecto hay dos opciones:

1.- Ser débil. Dejarse llevar pillando lo primero que se encuentra en la despensa, ya sea un bollo, un yogur, unas galletas… cualquier cosa que engañe el estómago hasta el próximo asalto.

2.- Ser fuerte. Hacer un pequeño esfuerzo de imaginación y con paciencia ver qué se puede hacer con las cuatro cosas de qué disponemos y tener un resultado satisfactorio (y más  saludable) sin que nos quite tiempo.

Esta ha sido mi opción 2 de hoy:

Tortilla de calabacín y ensalada de nueces

Una sencilla tortilla de calabacín fácil de hacer y una aún más simple ensalada. Aquí el principal grado de dificultad, si quiere buscarse alguno, sería cascar las nueces si no se tiene cascanueces (como es mi caso…).

 

Dejo una notita con una breve descripción de la receta. Al ser tan cotidiano y sencillo no creo que extendiéndome más en los pasos estuviera desvelando un gran secreto. Qué aproveche!

 

 

 

 

<<<<<<>>>>>>

Mon amour, mon amour…

26 Ago

Menú de Exámenes I: Piadina con Pavo

25 Ago

 

Cada vez estoy más convencida de que la comida rápida es la mejor de las opciones tanto si se tiene prisa como si no. Y si está hecha en casa, claro. Unos pimientos escalivados, unas sardinillas y una tostada… Mmmmh.
Hay un lugar en Barcelona llamado Central Café a donde iba a menudo a comer cuando no tenía tiempo de ir a casa. No hay menús y los platos que se sirven acostumbran a ser siempre los mismos, lo bueno es que son muy variados entre sí y no aburren. La comida es más bien rápida, sencilla pero original y además buenísima -si lo que se busca es comer bien sin grandes exigencias-. De entre todos sus bocadillos (a base distintos tipos de pan sin ser ninguno el convencional) uno de los que más llegó a obsesionarme fue el denominado Turkey.
Hará unas semanas se me pasó por la cabeza intentar reproducirlo en casa, y la verdad, no puedo quejarme. Queda delicioso. El pan que me decidí a emplear fue la piadina, un tipo de pan plano de origen italiano hecho a partir de una masa sencilla y rapidísima  (si ya lo dije:  fast, fast) que admite múltiples combinaciones para acompañar; encuentro que es el pan que más se asemeja al que emplean para hacer el Turkey.
Tras investigar un  poco por la red, he optado por la receta propuesta en amiloquemegustaescocinar.com. Riquísima.
Ahí va,
Ingredientes
 
Masa:
  • 500 gr harina
  • 220 gr de leche
  • 100 gr de margarina (también puede ser mantequilla)
  • 15 gr levadura polvo
  • una cucharadita de sal

Relleno (no pongo las cantidades, porque al tratarse de un sandwich dependerá de cuántos hagais):

  • Tomates
  • Pechuga de pavo
  • Lonchas de queso
  • Espinacas (yo el día de las fotos no tenía)
  • Orégano para espolvorear

Preparación:

Primero nos centraremos en la masa. Pondremos la harina en un cuenco con la levadura y la cucharadita de sal y mezclaremos. Abriremos un hueco en el centro y añadiremos la margarina cortada en trocitos y la leche templada, para acabar mezclando bien y amasar el rato suficiente hasta consegir una masa homogénea que no se pegue. Conseguida la masa, le damos forma de bola y la dejamos reposar 1 hora cubierta con un trapo húmedo. 

 

Mezcla de la masa

 Transucurrida la espera, la amasamos otro poco más y la dividimos en 6 bolas. Extenderemos cada una de estas bolas en forma de círculo de unos 4 mm de grosor, con ayuda del rodillo de cocina. Hechos los círculos, calentamos una sartén -sin de aceite- y vamos cociendo a fuego lento uno a uno los discos pinchando con un tenedor  para que se cueza bien por dentro. A mí particularmente la masa me gusta muy hecha pero no tostada, así que va por gustos y habrá que ir probando el grado de cocción que prefiramos.

Una vez hechas las cortamos por la mitad o en cuatro trozos, y dejamos enfríar sobre una rejilla metálica para que el vapor que desprendan no las ablande.

 Mientras se enfrían vamos a lo que vamos. Salteamos las espinacas (lavadas y cortadas) en una sartén durante un ratito, la idea es que queden como pochaditas.  Cortamos los tomates en rodajas y los pasamos por una sartén con un pelín de aceite. Han de quedar semihechos o hechos pero no chamuscados (aunque para gustos…). Los depositamos en un plato con una servilleta absorbente. También el queso lo pasaremos por sartén con la intención de fundirlo un poco pero justo antes de servirlo para que no se nos enfríe mucho.

Cogemos las piadinas y montamos con los tomates, las espinacas, el queso (recién fundido) y la pechuga de pavo. Finalmente espolvorearemos un poco de orégano seco por encima que le dará ese puntito que tan bien queda.

!!!!!!

Exámenes & Mermelada Amarga

22 Ago

 

 

Sigo de vacaciones. Aunque para “seguir estando” antes he de haber “estado”, y “estar” lo que es “estar” no he estado de vacaciones ¿se entiende no? O lo que es lo mismo, sigo sin pasearme por el blog porque estoy de exámenes. De modo que hubiese sido más apropiado poner algo así como CERRADO POR EXÁMENES, pero sonaba tan deprimente en plena época estival…

Estos días no tengo tiempo para cocinar cosas que requieran de mucha dedicación, lo cual no es incompatible con hacer desubrimientos. Así es como entre Reglamentos comunitarios y procedimientos de ejecución de sentencias he dado con un gran hallazgo: la mermelada de naranja amarga. Se diría que es imposible que no la hubiera probado antes con lo mucho que me había hablado de ella mi madre. Tal vez lo de ser amarga me tiraba un poco atrás, pero los gustos cambian con los años y es precisamente esa misma cualidad  la que ha hecho que ahora atrajera mi atención. Está deliciosa y es un auténtico vicio. Creo que puede ofrecer todo un universo de posibilidades.

Yo, estos días, para amenizar el agobio de tantos apuntes y materias, me valgo de agradables desayunos espolvoreados con canela y amistosos bollitos untados de mermelada amarga.