Archive | Bizcochos RSS feed for this section

Bizcocho de Miel

11 Dic

Imagen extraída de PharmaInfo.net

Estos días de ausencia (por causas de fuerza mayor, dicho sea de paso) me he visto enfrascada de lleno en el fascinante mundo de los bizcochos. Sí, fascinante. Porque siendo una de esas cosas que nunca me llamaron especialmente la atención, he descubierto ahora que pueden dar lugar a un sinfin de posibilidades. Tal vez el frío y la necesidad de crear un ambiente acogedor en torno a una taza calentita de café hayan tenido también mucho que ver… En cualquier caso, estas semanas no he parado de probar cositas, y entre todas, la que más me ha cautivado ha sido el bizcocho de miel.

Adoro la miel a la hora de cocinar y sobre todo si de repostería se trata, por eso esta receta ya tardaba en salir a  la luz. No he podido poner imágenes reales de MI bizcocho precisamente por el mismo motivo por el que llevo semanas sin postear: Mi cámara ha muer-to. Pero después del melodrama y tras pensarlo un poco al ver correr los días, no creo que ésa tenga que ser razón para dejar así de triste el blog. De modo que hasta que los reyes se porten bien conmigo (si es que lo hacen…) me las iré apañanado como pueda.

 El bizcocho en sí no es dulce, por eso la capa de miel solidificada y casi crijiente que se forma por encima y que le da un punto realmente divino, no resulta para nada empalagosa pese a ser dulce como sólo la miel lo es. Como decía, este bizcocho es ideal para el desayuno o la mierda. Con té, con café con leche… es delicioso! Además es muy tierno y se mantiene así varios días si se conserva al resguardo de corrientes de aire. Y sobre todo: Es sencillísimo de hacer

Ingredientes:

  • 300 gr harina repostería
  • 2 huevos
  • 200 gr mantequilla
  • 200 gr azúcar
  • 200 gr leche
  • 1 cucharadita levadura
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

En primer lugar trabajamos 100 gr de la mantequilla junto con 100 gr del azúcar (es decir, mitad-mitad ) hasta que consigamos una textura cremosa. A continuación añadimos los huevos previamente batidos ligeramente, y añadimos también la leche (si puede ser a temperatura ambiente). Mezclamos bien y añadimos poco a poco la harina mezclada con la levadura .

Cuando tengamos una mezcla homogénea cojemos un molde rectangular y lo enmantequillamos y enharinamos un poco para que nos sea más fácil desmoldar después. Vertemos la mezcla e introducimos en el horno precalentado a 180º durante aproximadamente 45 minutos.

Mientras fundimos en un cazo los 100 gr restantes de mantequilla y azúcar junto con las miel y dos cucharadas de leche. Batimos bien hasta que adequiera una textura más o menos cremosa. Dejamos que se enfrie un poco porque de este modos adquiere un más consistencia y nos se nos desparramará tanto a la hora de echárselo al bizcocho.

Pasados los 45 minutos de horneado, sacamos el bizcocho y vertemos por encima la mezcla anterior de miel procurando repartirlo bien. Volvemos a introducir al horno otros 10 minutos.

……

Es muy probable que el líquido que se deslice se quede amontonado en los laterales, no pasa nada. Una vez se enfríe se solidificará y le aportará un toque insuperable al bizcocho.

Para quienes no utilicen moldes desmoldables (es mi caso), paciencia. Pues la miel es miel y se pega. Con un cuchillo suavemente y con cuidado tendremos que ir perfilando el bizcocho. Con un poco de paciencia saldrá enseguida.

Cake de Frambuesas & Café Montado

24 Oct

Un dulce retorno.

Hay personas que tienen el don de hacer ver a  otros lo que por sí mismos no pueden ver; son como una luciérnaga en mitad de un sendero (vacío o tupido según nuestro ánimo) y alumbran  aquello por lo que vale la pena perderse  y hacer sacrificios, aquello por lo que gritamos  cada mañana  pero en silencio porque tememos despertar al vecino. Es lo mismo que forma parte de lo más etéreo que hay en cada uno de nosotros y que se pierde y da vueltas porque aún no posee ni lugar, ni olor, ni color. Pero cualquier cosa puede llegar a darle vida, y son precisamente esas personas de las que hablaba al principio, las que lejos de nuestro entendimiento, logran darle un nombre, un propósito, y de este modo insuflarnos vida. Una vez más.

Estos días son algo turbulentos, hay contradicciones en la almohada, en el armario, en mis libros… En todas partes. Pero hay algo que es perenne: que me gusta cocinar y que adoro los frutos del bosque. Adoro sus colores vivos, sus formas simples, sus sabores entre dulce y ácido, su sencillez, su belleza… No es sólo que me pongan de buen humor, es que me embriagan de felicidad. Es por eso que a través de este Cake de Frambuesas he encontrado la mejor manera de reflejar el entusiasmo que estos días llevo dentro. Entusiasmo que, si bien es cierto se debate entre miedo y  dudas, no deja de ser  eso, entusiasmo.

Cake de Frambuesas

Ingredientes:

  • 325 g de harina
  • 125 g mantequilla ablandada
  • 50 g azúcar
  • 3 huevos
  • 1 sobre levadura química
  • 100 g pasas
  • 3 cucharadas soperas de ron
  • 250 g frambuesas (si no encontrais frescas pueden ser congeladas)
  • azúcar glasé

Preparación:

Ponemos a macerar las pasas en el ron, y mientras batimos en un cuenco los huevos con el azúcar. Añadimos la mantequilla y luego la mitad de la harina mezclada con la levadura. Mezclamos todo bien.

Añadimos las pasas y el resto de la harina y seguimos mezclando hasta tener una pasta suave. Añadimos los 2/3 de las frambuesas e intentamos que se integren en la pasta con cuidado de no machacarlas demasiado.

Forramos ligeramente un molde rectangular con mantequilla y vertemos la pasta. Por encima esparciremos el resto de frambuesas y aplastaremos suavemente con la espátula o con el exterior de una cuchara. Lo metemos el horno precalentado a 160º durante aproximadamente 45 minutos. Como cada horno es un mundo iremos controlando con un palillo de madera que esté bien hecho por dentro (lo sabremos cuando saquemos el palillo limpio).

Trascurrido el tiempo lo dejamos entibiar en una rejilla y espolvoreamos azúcar glas por encima (yo no tenía).

Café Montado

Hace tiempo que venía con esta idea en la cabeza. No es una genialidad, lo sé, pero me atraía soberanamente: si tomo café con nata montada ¿ por qué no tomar leche con “café montado”? Además, he de reconocer que el café au lait es de esas cosas que me chiflan pese a no tomarlo a menudo por la cafeína. Como decía, no es una genialidad pero no deja de resultarme curiosa la textura de la nata con el sabor ajeno del café.

Ingredientes:

  • 250 ml nata líquida
  • 2 cucharadas rasas de azúcar
  • 1 cucharada de café

En una cazuela calentamos ligeramente unos 100 ml de la nata. No hemos de calentarla, tan sólo entibiarla un poco. Añadiremos la cucharada de café y tras disolverlo lo pondremos en un recipiente adecuado (hondo) en el que agregaremos también el resto de nata y el azúcar. A partir de aquí, ya sólo queda batir hasta montar la nata.

En este caso yo opté por poner sólo una cucharada de café, me interesaba que el sabor del café estuviera presente pero de un modo sútil. Si se prefiere más fuerte basta con aumentar la cantidad.

Fermé

13 Ago

 

Bizcocho de Nata y Nueces

10 Jul
Lo he preparado esta misma tarde. Y personalmente, a mí, que los bizcochos sin crema o chocolate no me dicen gran cosa (aunque me encanta también cocinarlos), creo que este de nueces y nata está delicioso. El toque de canela que he decidido añadirle lo hace ideal para acompañar cualquier merienda o desayuno.
Y sobretodo: es muy sencillo y rápido de hacer.


Ingredientes:

  • 250 ml nata
  • 3 claras de huevo
  • 100 gr azúcar
  • 100 gr nueces
  • 75 gr pasas (la variedad que deseeis)
  • 150 gr harina
  • 1 sobre de levadura de panadero
  • Media cucharadita de canela

Preparación:

1. Batimos la nata con el azúcar hasta que espese. Luego le añadimos el azúcar, y la levadura junto a la harina tamizada. Y mezclamos hasta que los ingredientes estén bien asimilados.

2. Por otro lado batimos las claras de huevo hasta que estén a punto de nieve y las vertemos en la mezcla anterior. 

3.Troceamos las pasas y picamos las nueces, para añadirlas por últimoa la pasta. Ya sólo queda agregar la canela.

4. Engrasamos ligeramente un molde y echamos la pasta.

5. Coceremos en el horno (precalentado!) a 180ºC  durante aproximadamente 35 minutos.

6. Una vez cocido, podemos espolvorearle por encima azúcar glasé.

Mmmmh… ya puedo oler ese rico aroma..!

Bizcocho de Chocolate

4 May
Una de las cosas por las que adoro la respostería es que con poco tiempo y pocas cosas se puede alegrar una día. Basta huevos, harina y azúcar (ingredientes que siempre se tienen en casa), y a fuerza de batir un poco ya tenemos un bizcocho. En este caso, para el bizcocho de chocolate hará falta un par de cosas más, pero de nuevo, de esas que siempre están en casa.
Ingredientes:
= 5-6 huevos frescos
= 200 gr harina tamizada
= 1/2 sobre levadura en polvo (aprox. 8gr)
= 50 gr chocolate en polvo
= 150 gr azúcar moreno (teniendo en cuenta la cantidad de huevo, es mejor azúcar moreno; más sano)
= ralladura de limón
= 1 dl de aceite de oliva
= azúcar glasé para decorar
Preparación:
1. Batimos los huevos con el azúcar y la ralladura de limón hasta conseguir una buena homogeneidad.
2. Calentamos ligeramente el aceite en una cazuela. Mientras se enfría un poco, vamos añadiendo la harina previamente tamizada (para evitar que se hagan grumos) en la mezcla de huevos y azúcar.
3. Mezclamos bien y veretemos despacio el aceite. Volvemos a mezclar bien toda la masa.
4. Finalmente agregamos el cacao en polvo y removemos según el gusto. Si lo mezclamos bien tendremos un bizcocho de chocolate, si preferimos remover sólo a medias nos saldrá algo parecido a un bizcocho mármol. Estará rico de ambas formas, lo importante es que no quede polvo de cacao sin mezclar en la pasta.
5. Engrasamos un molde rectangular con un poco de mantequilla y vertemos la pasta. Introduciomos a media altura en el horno precalentado a una temperatura de 200ºC, durante unos 45 minutos aproximadamente.
6. Una vez cocido, desmoldamos y espolvoreamos con azúcar glasé.
Las rebanadas de este bizcocho untadas con mermelada  de fresa o naranja son sencillamente deliciosas…