Bizcocho de Miel

11 Dic

Imagen extraída de PharmaInfo.net

Estos días de ausencia (por causas de fuerza mayor, dicho sea de paso) me he visto enfrascada de lleno en el fascinante mundo de los bizcochos. Sí, fascinante. Porque siendo una de esas cosas que nunca me llamaron especialmente la atención, he descubierto ahora que pueden dar lugar a un sinfin de posibilidades. Tal vez el frío y la necesidad de crear un ambiente acogedor en torno a una taza calentita de café hayan tenido también mucho que ver… En cualquier caso, estas semanas no he parado de probar cositas, y entre todas, la que más me ha cautivado ha sido el bizcocho de miel.

Adoro la miel a la hora de cocinar y sobre todo si de repostería se trata, por eso esta receta ya tardaba en salir a  la luz. No he podido poner imágenes reales de MI bizcocho precisamente por el mismo motivo por el que llevo semanas sin postear: Mi cámara ha muer-to. Pero después del melodrama y tras pensarlo un poco al ver correr los días, no creo que ésa tenga que ser razón para dejar así de triste el blog. De modo que hasta que los reyes se porten bien conmigo (si es que lo hacen…) me las iré apañanado como pueda.

 El bizcocho en sí no es dulce, por eso la capa de miel solidificada y casi crijiente que se forma por encima y que le da un punto realmente divino, no resulta para nada empalagosa pese a ser dulce como sólo la miel lo es. Como decía, este bizcocho es ideal para el desayuno o la mierda. Con té, con café con leche… es delicioso! Además es muy tierno y se mantiene así varios días si se conserva al resguardo de corrientes de aire. Y sobre todo: Es sencillísimo de hacer

Ingredientes:

  • 300 gr harina repostería
  • 2 huevos
  • 200 gr mantequilla
  • 200 gr azúcar
  • 200 gr leche
  • 1 cucharadita levadura
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

En primer lugar trabajamos 100 gr de la mantequilla junto con 100 gr del azúcar (es decir, mitad-mitad ) hasta que consigamos una textura cremosa. A continuación añadimos los huevos previamente batidos ligeramente, y añadimos también la leche (si puede ser a temperatura ambiente). Mezclamos bien y añadimos poco a poco la harina mezclada con la levadura .

Cuando tengamos una mezcla homogénea cojemos un molde rectangular y lo enmantequillamos y enharinamos un poco para que nos sea más fácil desmoldar después. Vertemos la mezcla e introducimos en el horno precalentado a 180º durante aproximadamente 45 minutos.

Mientras fundimos en un cazo los 100 gr restantes de mantequilla y azúcar junto con las miel y dos cucharadas de leche. Batimos bien hasta que adequiera una textura más o menos cremosa. Dejamos que se enfrie un poco porque de este modos adquiere un más consistencia y nos se nos desparramará tanto a la hora de echárselo al bizcocho.

Pasados los 45 minutos de horneado, sacamos el bizcocho y vertemos por encima la mezcla anterior de miel procurando repartirlo bien. Volvemos a introducir al horno otros 10 minutos.

……

Es muy probable que el líquido que se deslice se quede amontonado en los laterales, no pasa nada. Una vez se enfríe se solidificará y le aportará un toque insuperable al bizcocho.

Para quienes no utilicen moldes desmoldables (es mi caso), paciencia. Pues la miel es miel y se pega. Con un cuchillo suavemente y con cuidado tendremos que ir perfilando el bizcocho. Con un poco de paciencia saldrá enseguida.

Cake de Frambuesas & Café Montado

24 Oct

Un dulce retorno.

Hay personas que tienen el don de hacer ver a  otros lo que por sí mismos no pueden ver; son como una luciérnaga en mitad de un sendero (vacío o tupido según nuestro ánimo) y alumbran  aquello por lo que vale la pena perderse  y hacer sacrificios, aquello por lo que gritamos  cada mañana  pero en silencio porque tememos despertar al vecino. Es lo mismo que forma parte de lo más etéreo que hay en cada uno de nosotros y que se pierde y da vueltas porque aún no posee ni lugar, ni olor, ni color. Pero cualquier cosa puede llegar a darle vida, y son precisamente esas personas de las que hablaba al principio, las que lejos de nuestro entendimiento, logran darle un nombre, un propósito, y de este modo insuflarnos vida. Una vez más.

Estos días son algo turbulentos, hay contradicciones en la almohada, en el armario, en mis libros… En todas partes. Pero hay algo que es perenne: que me gusta cocinar y que adoro los frutos del bosque. Adoro sus colores vivos, sus formas simples, sus sabores entre dulce y ácido, su sencillez, su belleza… No es sólo que me pongan de buen humor, es que me embriagan de felicidad. Es por eso que a través de este Cake de Frambuesas he encontrado la mejor manera de reflejar el entusiasmo que estos días llevo dentro. Entusiasmo que, si bien es cierto se debate entre miedo y  dudas, no deja de ser  eso, entusiasmo.

Cake de Frambuesas

Ingredientes:

  • 325 g de harina
  • 125 g mantequilla ablandada
  • 50 g azúcar
  • 3 huevos
  • 1 sobre levadura química
  • 100 g pasas
  • 3 cucharadas soperas de ron
  • 250 g frambuesas (si no encontrais frescas pueden ser congeladas)
  • azúcar glasé

Preparación:

Ponemos a macerar las pasas en el ron, y mientras batimos en un cuenco los huevos con el azúcar. Añadimos la mantequilla y luego la mitad de la harina mezclada con la levadura. Mezclamos todo bien.

Añadimos las pasas y el resto de la harina y seguimos mezclando hasta tener una pasta suave. Añadimos los 2/3 de las frambuesas e intentamos que se integren en la pasta con cuidado de no machacarlas demasiado.

Forramos ligeramente un molde rectangular con mantequilla y vertemos la pasta. Por encima esparciremos el resto de frambuesas y aplastaremos suavemente con la espátula o con el exterior de una cuchara. Lo metemos el horno precalentado a 160º durante aproximadamente 45 minutos. Como cada horno es un mundo iremos controlando con un palillo de madera que esté bien hecho por dentro (lo sabremos cuando saquemos el palillo limpio).

Trascurrido el tiempo lo dejamos entibiar en una rejilla y espolvoreamos azúcar glas por encima (yo no tenía).

Café Montado

Hace tiempo que venía con esta idea en la cabeza. No es una genialidad, lo sé, pero me atraía soberanamente: si tomo café con nata montada ¿ por qué no tomar leche con “café montado”? Además, he de reconocer que el café au lait es de esas cosas que me chiflan pese a no tomarlo a menudo por la cafeína. Como decía, no es una genialidad pero no deja de resultarme curiosa la textura de la nata con el sabor ajeno del café.

Ingredientes:

  • 250 ml nata líquida
  • 2 cucharadas rasas de azúcar
  • 1 cucharada de café

En una cazuela calentamos ligeramente unos 100 ml de la nata. No hemos de calentarla, tan sólo entibiarla un poco. Añadiremos la cucharada de café y tras disolverlo lo pondremos en un recipiente adecuado (hondo) en el que agregaremos también el resto de nata y el azúcar. A partir de aquí, ya sólo queda batir hasta montar la nata.

En este caso yo opté por poner sólo una cucharada de café, me interesaba que el sabor del café estuviera presente pero de un modo sútil. Si se prefiere más fuerte basta con aumentar la cantidad.

Galletas de Coco y Miel

2 Oct

Fáciles, rápidas y sencillísimas.

Ingredientes:

  • 250 gr harina
  • 75 gr azúcar
  • 70 gr aceite
  • 15 gr Maizena
  • 80 gr miel
  • 50 gr coco rallado (seco)
  • 20 gr agua
  • 1 huevo pequeño
  • 1/2 cucharadita de levadura Royal

Preparación:

Mezclaremos en un bol el huevo, el azúcar, el aceite, la miel, el coco y el agua. Tras mezclarlo todo bien añadiremos las harinas de trigo y maíz y la levadura. Volveremos a mezclar, y no ayudaremos de las manos para amasar hasta obtener una pasta compacta.

Haremos una bola con la pasta y la dejaremos reposar 1 hora en el frigo envuelta en film transparente. Trascurrida la hora pondremos la masa en una superficie enharinada y la estiraremos en forma de rectángulo dejando un grosor de 1’5 cm. Cortamos las galletas con un cortagalletas o con la ayuda de un vaso (aquí las formas y tamaños que queramos darle va a gustos). A medida que las cortamos las vamos depositando sobre la bandeja de horno forrada con papel de horno. Las espolvoreamos con más coco y las introducimos en el horno precalentado a 180º hasta que se doren (aprox. 10-a5 minutos). Sacamos del horno y dejamos enfriar para que se endurezcan.

Quedan deliciosas acompañadas de té o café calentitos.

Tarta de Melocotón

18 Sep

Para endulzar el fin de semana me he sumergido en uno de los fantásticos libros de cocina de mi madre. Viejo y cansado donde los haya sigue dando guerra y no hay día que lo ojee y no descubra algo nuevo. Debería comprometerme más con él.

En esta ocasión me he decantado por esta receta:

Tal vez sea la edad, que los años pasan y las personas cambian, pero estas tartas de fruta que de niña no hubiera podido ni ver, ahora me matan. Ésta en particular es para mí un descubrimiento, y aunque puede parecer un poco entretenida de hacer, es muy sencilla y gustosa. La idea de perfeccionarla no se me va de la cabeza.

Tarta de Melocotón,

Ingredientes:

Para la base:

  • 100 g harina
  • 50 gr mantequilla fría
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:

  • 500 gr de melocotones o 1 bote de melocotones en conserva
  • 50 gr azúcar
  • 1 vaina de vainilla 0 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Para el glaseado:

  • 1 cucharadita de Maizena
  • 1 cucharada de mermelada de melocotón (sin trocitos, si hace falta le damos un toque con la trituradora)

Preparación:

  1. Mezclamos la harina y la sal en un cuenco. Hacemos un agujero en el centro y ponemos la mantequilla (ha de estar fría) cortada a daditos, las yemas y el azúcar. Con la llema de los dedos vamos mezclando e incorporando la harina hacia el centro y trabajamos hasta obtener una pasta fina. Formamos una bola, la envolvemos en film transparente y dejamos reposar en el frigorífico durante 30 minutos.
  2. Transucrrido el tiempo, extendemos la masa fría hasta cubrir un molde de aproximádamente 20 cm de diámetro -el molde redondo que tenía era demasiado grande, así que, como se ve en la imagen,  opté por uno rectangular-. Después de desplegarlo por el fondo y laterales pinchamos con un tenedor la base y volvemos a dejar enfriar en el frigorífico durante 15 minutos.
  3. Pasado los 15 minutos, cogemos el molde y tapamos la pasta con papel de horno. Encima pondremos legumbres secas (si teneis bolitas de hornear mejor que mejor) e introduciremos en el horno a 190º durante 15 minutos. De este modo lo que conseguimos es cocer el fondo de la masa antes de añadir el relleno y evitar que quede húmeda después. Tras los 15 minutos, retiramos las legumbres y el papel y volvemos a hornear, esta vez sólo 5 minutos. La pasta ha de quedar doradita.
  4. Retiramos del horno, desmoldamos y dejamos que se enfríe. Mientras,  nos ocupamos de los melocotones. Si usamos melocotones en conserva lo que haremos es escurrirlos y guardar el almíbar para preparar luego el glaseado. Le añadiremos el extracto de vainilla y ya estarán listos para colocar en la base de la tarta. Si por el contrario usais melocotones frescos el proceso es el siguiente: Pelamos los melocotones, los partimos por la mitad y los deshuesamos. Los metemos en una cazuela con un poco de agua, añadimos el azúcar y la vaina de vainilla (o el extracto), y calentamos a fuego lento mezclando con una cuchara de madera hasta que el azúcar se haya disuelto. Dejaremos a fuego lento durante unos 15-20 minutos, hasta que los melocotones estén tiernos. Dejaremos enfriar dentro de su almíbar, y los retiraremos con ayuda de una espumadera, reservando el almíbar. Hecho esto, ya podemos depositarlos en el fondo de la tarta. Con mitadas enteras o laminadas, como prefiráis.
  5. Para preparar el glaseado, vertemos el almíbar (necesitaremos aproximadamente 3/4 de vaso, si no os ha quedado tanto podeis añadir agua hasta completar la cantidad) en un pequeña cazuela y calentamos. A parte disolvemos la Maizena en un poquito de agua y lo vamos añadiendo al almíbar junto a la cucharada de mermelada. Llevamos a ebullición y dejamos cocer a fuego suave hasta que la mezcla espese. Dejaremos enfriar.
  6. El glaseado una vez frío quedará un poco más espeso, y ya estará listo para rocíar por encima de la tarta.

Serviremos cuando se haya enfriado por completo, solo o acompañado con nata montada.

Confites Schlecker

17 Sep

Ultimamente mi producción culinaria es escasa y ando entreteniéndome con cositas que encuentro mirando por aquí y por allí. Schlecker no sería precisamente el primer lugar que le vendría a la cabeza a ningún sibarita en lo que a caprichos de chocolate se refiere, pero yo he de confesar que cada vez que entro me cuesta más salir. Lo último que he descubierto son estos confites de alemndra y chocolate… vician realmente. Aunque puedan parecer un poco repetitivos – pese a la variedad de revestimientos-  a mí me encantan hasta el punto de tenrlos escondidos en el armario al reparo de manos ligeras…

Se me ocurre que así como en su día hice unas rocas de chocolate (tendré que volver a hacerlas) que no salieron nada mal, podría probar con esto… Con métodos de autoabastecimiento ya no tendría que temer que por la noche alguien se colara en mi habitación para hurgar en el armario…